Proyecto y preparación de un centro de jardinería

El proyecto y la realización de un centro de jardinería necesita una atenta evaluación de los diferentes ambientes que se desarrollan en el interior de la estructura.
 
Como en todos los trabajos se puede pensar en hacer el hazlo tú o confiar en los profesionales. Muy seguido se cree que se conoce bien al cliente, sus costumbres, dando por descontado que el diseño del propio centro de jardinería esté bien así, como si nada pueda ser objeto de una mejora. Aún hoy no existe el modelo perfecto que pueda diametralmente andar bien para todos los Centros de Jardinería. Estudiar la decoración  es algo complicado y comprende técnicas y conocimientos que no son comunes para todos.

Si se trata de una actividad ya iniciada, pero donde el diseño nunca se ha pensado, la cosa más importante es analizar los flujos de los clientes para comprender cuáles son los puntos críticos que afronta el cliente en este camino.
Si se trata de estructuras nuevas o en fase de restructuración, es importante sentarse a la mesa y diseñar el flujo direccional hacia el que se quiere orientar a la clientela.

Los caminos obligados en un ambiente como el Centro de Jardinería son poco aconsejables pero esto no significa que no puedan ser utilizados en repartos particulares. El ejemplo más común es el del clásico mercado de Navidad que está muy de moda en los Centros de Jardinería, en este caso el recorrido obligado es el aconsejado porque de de este modo, en particular en momentos de gran afluencia, se da al cliente la posibilidad de ver toda la oferta a disposición.

Volviendo a nuestro punto de venta se decía que el camino obligado no es la solución más idónea, pero queda la exigencia de crear un recorrido que sea muy eficaz en términos de itinerario y visibilidad de los productos expuestos. Para una correcta planificación del diseño, aconsejamos subdividir el área a disposición en zonas climáticas diferentes en lo que respecta a interiores, mientras para el área de exteriores se debe considerar la parte dedicada al vivero (con y sin sombras) y otras zonas dedicadas a otras mercaderías. En ambos casos, se debe estudiar el recorrido teniendo en consideración el espacio a dedicar a las diferentes tipologías de productos, sin olvidar jamás que la flexibilidad de aumentar o disminuir los espacios es un factor determinante en nuestras elecciones de decoración, dictada por las estaciones que es lo caracterizante en nuestro sector.

Considerando algún detalle técnico, tened presente que los pasajes dedicados al carril principal miden normalmente entre 1.200 mm 3.000 mm mientras que los pasajes secundarios pueden variar entre  800 mm y 1.200 mm.
Las anteriormente mencionadas son solo algunas de las consideraciones que se hacen en la planificación del diseño, pero también hay otras más y todas muy importantes que contienen complejidades vinculadas a otros factores como las mercancías o el lugar.

El  estudio del diseño puede ser determinante para el éxito de vuestro punto de venta por lo cual, dedicadle el tiempo necesario y si es necesario, confiad en empresas que, como la nuestra, dan este tipo de servicio basándose en años de experiencia en este sector.

La última palabra es siempre la vuestra, porque nadie mejor que vosotros conoce el propio punto de venta y la propia clientela y también porque el éxito de este sector está determinado por la capacidad singular de exponer plantas, flores y macetas de manera eficaz.
Sigla.com - Internet Partner